miércoles, 28 de junio de 2017

Miquel Lupiáñez. "El Charnego"

Tontoimbécil, bobo, estúpido, idiota, majadero, memo, mentecato, necio, corto, tardo, torpe, retrasado, tarado, demente, desequilibrado y necio, entre otros, son adjetivos del rico idioma español, que se usan cuando nos queremos referir a alguien con una inteligencia escasa o torpe en su conducta. A partir de ahora y por si todavía hay alguien que no se aclara, solo tiene que mirar al alcalde de Blanes, para saber de qué estamos hablando.

¿Alguno de los presentes entiende que alguien que maneja un presupuesto importante de todos los españoles,  defienda un referéndum independentista, diciendo a su vez que es ilegal?
El alcalde de Blanes, Miquel Lupiáñez, apuesta por el referéndum sobre la independencia de Cataluña que el fundamentalismo catalán tiene anunciado para el próximo 1 de octubre. Argumentando que irá a votar, no pondrá el ayuntamiento a disposición de la Generalitat para llevar a cabo la votación, ya que considera, que la institución está por encima de las opciones personales. ¿Contradicción?
No me gustaría ser la pareja de dicho elemento, ya que su discurso está basado en un cantar clásico que decía: “Se puede querer a tres personas a la vez y no estar loco”. ¿Infiel por naturaleza? ¿Tendrá su propia Lewinsky?
Pero mucho peor es la idea que este paleto de tres al cuarto, el  mayor energúmeno desde Guadalajara hasta Viena, tiene del patriotismo y de los españoles. Este perro de ojos verdes y pestañas postizas, ha relacionado la según él adelantada Dinamarca al Magreb como si de Cataluña a España se tratara.
Este independentista de mierda, ha expuesto que, en un referéndum ilegal, en caso de que gane el SI, se tendría que atender la petición de los catalanes a ser únicos y negociar la separación de España.
Según este charnego electricista, “Cataluña se mueve más por espíritus de construcción, de avanzar, de esfuerzo, de responsabilidad y de compromiso que el resto de España”. Y además opina que "No es que el resto del mundo no exista. Pero aquí los parámetros son básicamente estos. Responsabilidad, compromiso, avanzar, premiar el esfuerzo". ¡Menudo impresentable!

Lo mejor de todo, es que este paleto de turno ha nacido en Granada. ¡Hay que ser catalán!

No hay comentarios:

Publicar un comentario